Una infancia en ruinas

elperiodico.com

21/10/20

En Yemen, más de 2 mil 500 escuelas quedaron sin funcionamiento el año pasado, según la ONU. De ellas, dos tercios resultaron dañadas por los ataques, 27 por ciento están cerradas y 7 por ciento son utilizadas por el Ejército o como refugios para personas sin hogar. 

Según el director de Educación de la provincia de Taiz, Abdel Wasseh Chaddad, solamente en la capital homónima «al menos 47 escuelas fueron destruidas totalmente en los combates». Chaddad se refiere también a la difícil decisión que debió tomar. Asegura que fue obligado a cerrar las escuelas destruidas y dirigir a los estudiantes hacia los lugares donde pudieran recibirlos, incluso si eso implicaba que algunos de ellos tuvieran que andar varios kilómetros para llegar.

Jamila al Wafi, la profesora, implora: «Pedimos al mundo y a los empresarios que salven esta escuela que puede derrumbarse en cualquier momento». En el patio, los niños y las niñas se alinean en silencio mientras esperan para ingresar a las aulas o hacer deporte.

Alí Sultan, padre de un alumno, muestra una pared en la que se lee en color rojo «peligro de minas». Esta escuela, destruida en parte por un bombardeo en 2016, se encuentra en medio de un campo minado que fue limpiado para permitir el regreso de los alumnos de manera gradual. «Tuvimos que tomar una decisión difícil: o los dejábamos en casa o tomábamos el riesgo de hacerlos estudiar bajo los escombros», asegura Sultan. «Pasamos momentos muy difíciles», remarca el padre del alumno haciendo referencia a los combates que ocurrieron en esta gran ciudad entre las fuerzas oficialistas y los rebeldes hutís.

Varias agencias

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *