«Mi vocación misionera nació desde adolescente»

23/10/20

La hermana Cecilia Andereggen, religiosa argentina de la Congregación de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, vive en Timor Oriental, en el sureste asiático, desde 2017. La religiosa recuerda: «cuando era adolescente, en el colegio hacíamos misiones al interior de Argentina y ahí supe que quería ser misionera y, después, ser consagrada».

Desde hace tres años, la hermana Cecilia fue enviada a la comunidad de Dili, capital del país, donde la congregación tiene dos casas. En una de ellas hay una residencia para jóvenes que van a vivir a la ciudad para estudiar la secundaria o la universidad. Además, tienen un centro de formación que incluye proyectos como: apoyo escolar diario y merienda para niños de primaria, clases de inglés y japonés para jóvenes, un grupo de jóvenes llamado Familia ACI (una comunidad para compartir la fe y la vida), un grupo que se dedica al cuidado del medio ambiente, y la pastoral en el barrio, que incluye la misión de llevar la comunión a los enfermos y acompañar a las familias.

La otra casa se encuentra en el barrio de Tuty. Ahí funciona un centro de atención para niños con desnutrición, donde se atienden casos de gravedad intermedia, se brinda apoyo alimentario y formación a las familias sobre nutrición balanceada y sana. Al mismo tiempo, sirve como residencia universitaria para jóvenes que cursan estudios en el área de la salud.

En 2019 fue destinada a la comunidad de Bazartete. Ahí funcionan dos centros preescolares. Las hermanas acompañan también una escuela católica perteneciente al obispado, donde, además de coordinar la parte pedagógica y pastoral, son maestras. También colaboran dando catequesis y acompañando: scouts, acólitos, y grupo de perseverancia.

La religiosa dice: «le pertenezco a Jesús en cuanto me doy a los demás, y en especial a Él presente en este pueblo que ha sufrido mucho… Creo que he recibido mucho y estoy muy agradecida con Jesús, presente aquí en el pueblo de Timor Oriental».

Vatican News

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *