Escuelas verdes: para los jóvenes el ambiente es cuidar de sí mismos y de los demás

Cuando el “impulso” hacia una atención especial a la sostenibilidad ambiental y a lo que nos rodea “llega de manera tan fuerte por parte de los estudiantes”, las escuelas tienen “el deber de responder”. Maria Grazia Lancellotti es la directora de la Preparatoria Estatal “Horacio” de Roma, un instituto clásico y lingüístico que, junto con el instituto “Sócrates” y el instituto integral “Fontana” de la capital italiana, lidera la Red de Escuelas Verdes de toda Italia.

Se trata de una realidad nacida en diciembre de 2019 y que hasta hoy engloba a más de 800 escuelas de todo el país: el objetivo es dedicar caminos ad hoc al reciclaje, a la reducción del uso del plástico, a la recolección diferenciada, a la preferencia por los productos biodegradables, en una palabra al medio ambiente entendido – explica la profesora – “en su conjunto”, como “bienestar externo y, al mismo tiempo, también interior”.

Maria Grazia Lancellotti
Maria Grazia Lancellotti

Maria Grazia Lancellotti cuenta la “llamada” de los más de mil 300 estudiantes del “Horacio” al cuidado de la casa común. La Red nació “siguiendo la ola de los Fridays for Future, porque “empezamos a ver que nuestros alumnos tenían muchas ganas de participar en esos eventos”. Las sugerencias ya nos venían de antes, del 2015, que fue un año fundamental, con la publicación de la Laudato si’ del papa Francisco, un documento precursor de todos los temas sobre la sostenibilidad que luego se presentaron en la Agenda 2030 de la ONU”.

El “punto de inflexión” – reflexiona la profesora Lancellotti – llegó “con el movimiento de Greta Thunberg y la petición directa de los jóvenes” de la necesidad de “una pedagogía atenta a estos temas: digamos que los jóvenes nos enseñaron más de lo que nosotros les enseñamos a ellos, al entender que los tiempos ya estaban maduros y que ya no se podía esperar, sino que había que comenzar”.

No sólo “plastic free

Como red y como escuela, añade, “es importante que pongamos en marcha comportamientos virtuosos”.

“El primero de ellos es el de «plastic free» (libre de plástico) lo que significa que se establecen procesos para reducir la producción y el uso de plástico y materiales no reciclables, y que se presta atención a la recogida diferenciada de residuos y al reciclado: no sólo el reciclado de los materiales más comunes, sino también, por ejemplo en nuestro caso, el reciclado de los teléfonos móviles agotados, que se reutilizan a través de una asociación utilizando los componentes que aún funcionan”

En las aulas -continúa explicando- “se han colocado contenedores para la recogida selectiva de basuras, que los niños deben llevar a los pasillos, donde hay otros más grandes. Para los que viven en zonas limítrofes, también tratamos de desincentivar el uso de sus propios medios de transporte contaminantes, por lo que, por ejemplo, hay aparcamientos en los espacios abiertos dedicados a las bicicletas y también se organizan actividades vinculadas al conocimiento y encuentros con expertos sobre diversos temas.

“Y hay una experimentación particular con los huertos escolares, para el cultivo de hortalizas: una iniciativa que iba bien el año pasado, luego hubo el cierre que frenó los tiempos, sin embargo, se ha retomado con mayor impulso” en las últimas semanas.

Medidas contra el cólera

La actual pandemia ha cambiado sin duda nuestros hábitos. El confinamiento -informa la directora- “nos ha paralizado un poco, nos ha detenido y nos ha obligado a replantear nuestras acciones. Desgraciadamente, en términos de seguridad e higiene, todo esto choca con lo que antes eran muchas buenas prácticas, porque ahora tenemos que lidiar, por ejemplo, con el problema de la eliminación de las mascarillas usadas, que ahora forman parte del desecho diario”.

“En cuanto a los detergentes, nosotros y otras escuelas habíamos favorecido la compra de los totalmente biodegradables y sostenibles, y ahora estamos tratando de encontrar asociaciones y vendedores que puedan proporcionarnos materiales más adecuados para la emergencia actual”, puntualiza Maria Grazia Lancellotti añadiendo que también se ha replanteado y reorganizado la estructura de la escuela con respecto al espacio: “Con la vuelta al cole antes de las vacaciones de verano, se plantearon las clases al aire libre, una primera experiencia para luego profundizar en la posibilidad del uso de los espacios exteriores”.

Educación ambiental

El papa Francisco en su encíclica Laudato si’ señala cómo la educación ambiental ha ido ampliando sus objetivos, incluyendo ahora la crítica a ciertos mitos de la modernidad, desde el individualismo al progreso indefinido, desde el consumismo al mercado sin reglas, y recuperando los distintos niveles de equilibrio ecológico: “el interior con uno mismo, el solidario con los demás, el natural con todos los seres vivos, el espiritual con Dios” (210).

La profesoraLancellotti señala cómo “los jóvenes están profundamente afectados e incluso desestabilizados por lo que ha ocurrido” en los últimos meses en relación con la pandemia y en los últimos años respecto al cambio climático y los daños causados a la Tierra por el hombre: los jóvenes “están buscando y necesitan puntos de referencia más profundos que no sean sólo externos, porque hemos visto que tener mucho en este momento no salva. Lo que salva son los comportamientos solidarios, es decir, el respeto a los demás, sabiendo que cuidar de uno mismo es también cuidar de los demás, porque el respeto a la norma es la salvación de los demás”.

El cultivo de verduras en el Instituto "Orazio" de Roma
El cultivo de verduras en el Instituto “Orazio” de Roma

“Este es -en mi opinión- un mensaje muy poderoso que los jóvenes están viviendo de una manera muy fuerte. No sé en un futuro inmediato, pero espero que con el paso de los años todo esto les lleve a tener una relación diferente, en definitiva, esperamos salir mejor. Creo que es precisamente a través del compromiso de la escuela como podemos subrayar que el reto medioambiental es algo que concierne a todos, que no hay tiempo para esperar, que cada uno de nosotros debe hacer su parte, que los resultados para todos dependen de nuestros pequeños comportamientos”, puntualiza.

Trabajemos juntos

En la encíclica de 2015, el Pontífice se refiere a una “ciudadanía ecológica”, a un viaje hacia nuevos estilos de vida. Hoy en día, señala la profesora Lancellotti, “hay una toma de conciencia: nos corresponde a nosotros, que tenemos la tarea de educar a los jóvenes y, sobre todo, de hacerlos ciudadanos activos y solidarios, ser muy buenos en darles herramientas que no sean efímeras”, para que las “competencias vinculadas a la sostenibilidad no sean episódicas sino que formen parte del itinerario educativo: ahora están las pistas, tenemos las herramientas, ya no tenemos coartadas”.

Y la respuesta de los alumnos -informa la directora- al fin y al cabo, ya ha llegado: Ante la hierba que durante los meses de confinamiento por la pandemia ha crecido mucho en los exteriores del instituto, los chicos y chicas han pedido “hacer algo juntos, limpiar el colegio entre todos”: “Me llama mucho la atención, porque no es una lamentación, es un ‘trabajemos juntos’ por el colegio, que es de todos y para el que todos debemos dar nuestra contribución”, concluye.

Fuente de la nota: Vatican News.

Leave a comment

Ir a la barra de herramientas