Solidaridad con niños maltratados y madres adolescentes

vaticannews.com

05/06/20

El 4 de junio se celebró el Día internacional de los niños víctimas inocentes de agresión, fecha conmemorada por la Asamblea General de las Naciones Unidas que nos recuerda la realidad agudizada por el Covid-19, y que mantiene a muchos menores conviviendo con sus agresores.

Según cifras oficiales del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables en Perú, se han registrado más de 12 mil casos de agresión a menores en los primeros cuatro meses de este año, mientras que la habilitada para situaciones de violencia intrafamiliar en ese país, ha registrado más de 2 mil 500 llamadas de denuncias de niños, niñas y adolescentes desde el inicio de la cuarentena.

La Iglesia de Lima está presente en medio de esta compleja situación con una serie de iniciativas y campañas solidarias que buscan atender las necesidades más apremiantes de muchos menores en situación de calle y pobreza. Aquí algunos testimonios:

Parroquia San Lázaro: desayunos solidarios para niños maltratados. El Rímac, uno de los distritos más afectados por el Covid-19 en Perú, concentra diversos problemas y necesidades que requieren atención inmediata, así lo manifestó el párroco Carlos Eli Valderrama: «hemos observado que hay unos 50 niños hacinados en un viejo hotel que salen a las calles a pedir limosna y a limpiar parabrisas, algunos de ellos salen a comprar desesperadamente botellas de plástico para intoxicarse por las noches. Sus familias lo saben y no hacen nada, esa es una situación de violencia y pobreza extrema». Por eso, con la ayuda de Cáritas Lima, les brindamos alimentos nutritivos para el desayuno.

Hogar Gladys: centro de atención para niñas y adolescentes maltratadas. En el distrito de El Agustino se encuentra esta institución que por más de 16 años ha brindado asistencia humanitaria a niñas víctimas de violencia física y sexual: «nos ocupamos de acoger niñas y jóvenes madres maltratadas, muchas de ellas con sus bebés. Gracias al Señor, aquí se les provee de todo, no les falta nada», expresa Lourdes Febres, directora del hogar.

La distribución de víveres de Cáritas Lima ha permitido que el Hogar Gladys pueda continuar atendiendo más casos de menores que sufren de violencia, respetando los protocolos de higiene y distanciamiento para evitar los focos de contagio.

Vatican News

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *