Panadería Solidaria para combatir el hambre

29/06/20

Se prepara la mesa con todo el material: delantal, mascarillas y alcohol en gel antes de manipular los ingredientes… ¡y manos a la obra! Es la una de la tarde y comienzan a amasar la harina, a colocarla en el horno y, con paciencia, esperan su cocción. A las 6 de la tarde termina el proceso, cuando ponen los panes en bolsas y salen a distribuirlos entre los vecinos más necesitados.

Esta escena se repite dos veces por la semana, los miércoles y sábados desde el pasado 6 de junio en la parroquia San Alberto de Sicilia, al norte de Santiago de Chile, uno de los países más golpeados por la pandemia.

Tres laicas realizan esta tarea, en coordinación con el padre Ignacio Gramsch Labra, párroco y vicario zonal, «quien es pilar fundamental en nuestra panadería», según cuenta Mónica Meza, una voluntaria. Gracias al sacerdote, consiguieron los insumos y el pago para las cocineras. Ellas, que estaban sin trabajo, ahora perciben un ingreso que «no es una gran cantidad, pero nos ayuda en algo para nuestras casas», explica Mónica.

El proyecto se consolidó gracias a una fundación que los apoyó con un pequeño financiamiento. «Además, hay dos laicos que colaboran gratuitamente para cocer y repartir nuestro pan», dice el padre Gramsch. Como una de las líderes del proyecto, Mónica se siente feliz de hacer algo por los demás: «A lo largo de mi vida he tratado de ayudar al prójimo, pero lo que hoy hacemos me llena el corazón, y sé que, gracias a la panadería, hay personas que tienen algo de comer», cuenta con orgullo. Esta iniciativa se suma al conjunto de acciones sociales que desarrolla la Iglesia católica en el país a favor de la población más vulnerable durante este tiempo de pandemia.

Fuente: vaticannews.va

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *