26 septiembre, 2022

A student on an empty school in Panama City, Panama, on 16 Sept 2020. A generation of children in Latin America and the Caribbean are missing out on schooling because of COVID-19. Due to the pandemic, 97 per cent of the region’s students have been deprived of their normal schooling. More than seven months into the pandemic, COVID-19 is putting education on hold for more than 137 million children in Latin America and the Caribbean. This is according to a new UNICEF report about the devastating impacts of COVID-19 on education.   Since the start of the pandemic, children in Latin American and the Caribbean have already lost on average four times more days of schooling (174) compared to the rest of the world. In a region with over 11 million cases of COVID-19 to date, most students are now at risk of missing out on an entire school year. While schools are gradually reopening in several parts of the world, the vast majority of classrooms are still closed across the region. Almost half of all countries in Latin America and the Caribbean have yet to set a date for school reopening.    The report also finds that COVID-19 has further widened the education gaps between rich and poor families in Latin America and the Caribbean. New UNICEF data shows that the percentage of children not receiving any form of education across the region has soared dramatically, from 4 to 18 per cent in the past few months. UN projections reveal that COVID-19 may push up to 3 million additional children out of school in Latin America and the Caribbean. While 1 in 6 schools lack access to water in Latin American and Caribbean, UNICEF calls upon governments to urgently accelerate the preparedness for safe reopening of schools by installing water, sanitation and hygiene facilities, training teachers and adopting more inclusive learning approaches.   While t

Incertidumbre escolar para niños en América Latina

unicef.org

09/11/20

Con reseñas de cada país de la región, esta carrera de obstáculos para recibir formación durante la pandemia ha sido la constante de más de 137 millones de estudiantes en América Latina y El Caribe. Así lo detalla el último informe de Unicef Educación en pausa, que alerta sobre grandes pérdidas económicas y terribles consecuencias sociales para esta generación de niños que lleva más de 170 días sin clases presenciales.

Mientras muchas escuelas en África, Asia y Europa están reabriendo gradualmente, en 18 de los 36 países y territorios de la región estudiada en el informe, las puertas de las aulas permanecen completamente cerradas. Hasta finales de octubre, sólo 13 países –en su mayoría islas de El Caribe con poblaciones estudiantiles muy pequeñas– habían vuelto a clases totalmente presenciales. El 97 por ciento de los estudiantes no ha vuelto a las aulas.

Por ejemplo, en México, alrededor de 25 millones de estudiantes reciben educación a distancia en sus casas, apoyados a través de Internet, radio y televisión.

«Dejar de ir al colegio es mucho más que no recibir formación académica», asegura Ruth Custode, especialista en educación en emergencias de la oficina regional de Unicef. «Es dejar atrás la socialización, el contacto físico con los profesores y sus compañeros, es, para muchos, no tener un espacio seguro o perder la comida más nutritiva del día… La escuela es mucho más que aprender a leer y escribir».

En algunos lugares de América Latina y El Caribe los alumnos recibían un almuerzo nutritivo, y hoy, 80 millones de estudiantes en la región están perdiendo la comida más saludable del día, según el informe. Ruth insiste: «La alimentación es otra de las “patas” principales de la educación: si no estás bien alimentado, no estás sano y no puedes estudiar en tu máximo rendimiento. Además, para muchas familias, que la escuela tenga comedor es un aliciente para mandar a sus hijos. Tememos que muchos de ellos se desvinculen después de la pandemia».

La Unesco estima que cerca de 3.1 millones de niños y adolescentes en América Latina y El Caribe no regresará nunca a la escuela tras la pandemia del coronavirus. Los indicadores apuntan, además, que esta región sufrirá uno de los mayores descensos en la matrícula escolar entre el resto de zonas del planeta, ya que el porcentaje de menores que no recibe ningún tipo de formación (ni remota ni presencial) se ha disparado del 4 al 18 por ciento en los últimos meses. Según Unicef, esta cifra escala hasta el 21 por ciento en los hogares más pobres de la región.

Fuente: unicef.org