La discapacidad en la vida de la Iglesia

El Dicasterio de la Santa Sede para los Laicos, la Familia y la Vida puso en marcha una campaña con vistas a la próxima Jornada dedicada al tema de la discapacidad. Desde el 6 de diciembre, durante cinco semanas, es compartido un video con testimonios de diversas partes del mundo mostrará lo que significa ser discapacitado y servir a la Iglesia.

El cuarto vídeo de la serie #IamChurch es una reflexión del sacerdote jesuita australiano Justin Glyn, S.I., quien -partiendo de su condición de persona discapacitada- aborda la cuestión de los límites, que atañen a todo ser humano.

Glyn desmiente la idea, aún demasiado extendida, de que la discapacidad sea una culpa y afirma: «Nuestras limitaciones no son desgracias o castigos, sino que forman parte del secreto de nuestra condición de seres humanos que, a su manera, comparten la imagen de Dios y edifican juntos el Cuerpo de Cristo».

Las palabras de Glyn muestran la importancia de la reflexión de los cristianos que viven ellos mismos esta condición para abrir un enfoque diferente de la discapacidad, tanto a nivel teológico como pastoral. También nos ayudan a no considerar a quienes experimentan una discapacidad sólo como receptores pasivos de la atención de la Iglesia, sino a descubrir una vocación común a todo creyente bautizado. «No estamos llamados a la perfección como individuos. ¡No! Todos estamos llamados a compartir la naturaleza limitada y vulnerable que creemos que Cristo vino a compartir con nosotros».

#IamChurch es una iniciativa del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, en el marco del Año «Familia Amoris Laetitia». Se trata de un itinerario a través de cinco vídeos, en los que se descubre a personas que con demasiada frecuencia son víctimas de la cultura del descarte, y que dan testimonio de una humanidad sonriente y nada victimista: un rostro atractivo de la Iglesia. Mujeres y hombres, laicos y consagrados, teólogos o simples fieles, que muestran la complejidad y la riqueza del mundo de la discapacidad.

Crédito de la nota: Vatican News.

Leave a comment