1 diciembre, 2022

Jóvenes chilenos llevan el mensaje de alegría y esperanza de Cristo

Muchos jóvenes estudiantes chilenos -unos mil 500- se están desplazado para llevar el mensaje de la esperanza de Cristo a cientos de personas y familias de 52 comunidades. Partiendo del Campus San Joaquín de la Universidad Católica de Chile (UC), los jóvenes voluntarios de Misión de Vida, Trabajo País, Siembra UC y del Coro Misión País, cargados con mochilas, bolsos, materiales y herramientas de construcción, sacos de dormir… para compartir la fe de una Iglesia viva en 52 localidades chilenas.

Según la información de la UC, los proyectos de la Pastoral de la Pontificia Universidad Católica de Chile, que se desarrollaron entre el 13 y el 22 de julio, contaron con la participación de jóvenes universitarios de la UC y de otras universidades, así como de estudiantes de 3º y 4º de secundaria.

«Este año queremos reactivar a la juventud, venimos de dos años de pandemia en donde la presencialidad fue casi nula. Creemos que tenemos el deber como juventud de salir al encuentro de Chile y de quienes más lo necesitan. Queremos demostrar que la juventud existe en el país y está dispuesta a servir al otro», ha dicho Hernán Holch, coordinador general de «Trabajo País 2022», quien junto a Inés Ariztía lideraon el trabajo de este proyecto. Bajo el lema «¡Joven despierta! Hoy Cristo te quiere vivo», los voluntarios fueron a construir espacios de diálogo y encuentro, poniendo a Cristo en el centro.

Trabajo País busca transmitir un mensaje de esperanza, fundado en el encuentro con Cristo, entregando las habilidades de cada uno al servicio de los demás, de Chile y de la Iglesia. Los universitarios estuvieron en 23 localidades desde la región de Arica a la del Bío Bío, donde construyeron capillas, grutas y salones parroquiales, entre otros.

«Siembra UC» es un proyecto misionero que nació en 2003 con la intención de unir a escolares de tercero y cuarto año y universitarios que buscan trabajar juntos por Chile y la Iglesia. El lema de este año es: «¡Joven con Cristo, sal y siembra su amor!». Para alcanzar este objetivo, cerca de 450 misioneros recorrieron distintas regiones del país llevando un mensaje de esperanza y alegría a las comunidades.

«San Alberto Hurtado decía que un católico es una persona a quien Dios le encargó el mundo. Por eso hoy les decimos: Encárguense del mundo. El papa Francisco nos dice a los jóvenes: ustedes son el ahora de Dios, por eso vayan y encárguense hoy», han comentado Amanda Tolosa y Samuel Barros, antes de partir.

María Paz Alessandri y Juan Pablo Sáez, coordinadores generales de «Misión de Vida», han dicho a los voluntarios: «desde que partimos, veíamos este sueño muy lejano. No imaginábamos que serían mil 500 jóvenes valientes los que iban a salir al encuentro con Cristo, respondiendo a un Chile actual que tiene mucha incertidumbre. Es muy importante la presencia de cada uno de ustedes, jóvenes valientes dedicados al único encuentro verdadero que puede cambiar vidas. Jóvenes que pueden responder y generar un encuentro con Cristo. Respondamos con valentía al Cristo de la vida».

Por su parte, el «Coro Misión País» busca ser un instrumento para que Cristo llegue a los corazones de todas las personas, a través de la música y el canto. Recorrerán las distintas comunidades facilitando el encuentro con Dios a través de sus canciones.

«Sabemos que a través de la música las instancias de oración se pueden vivir más profundamente y esa es la huella que queremos dejar en estas misiones y trabajos. Lograr que cada persona tenga una conexión real con Cristo en su oración», han señalado Manuel Jouanne y María José Chadwick, coordinadores generales del proyecto.

Crédito de la nota: Agencia Fides.