28 noviembre, 2022

«Las redes son importantes, pero existe el riesgo de una generación sin empatía»: Tagle

El cardenal intervino en la Conferencia General de la Federación de Conferencias Episcopales de Asia sobre la importancia de la educación de los jóvenes en la era digital: «Las tecnologías sustituyen a las competencias humanas. Es necesario dar debida importancia a la lectura para desarrollar el pensamiento crítico».

La importancia de la lectura para el desarrollo de los jóvenes, con especial atención a las redes sociales, los medios de comunicación y la inteligencia artificial y su «influencia» en la evangelización, fueron los temas centrales del discurso del cardenal Luis Antonio Tagle a los participantes de la FABC.

El cardenal filipino, legado papal a la Conferencia General de la Federación de Conferencias Episcopales de Asia, habló el sábado por la mañana ante la asamblea de más de 200 obispos participantes de todo el continente.

En particular, Tagle se detuvo en el papel de las redes sociales, que describió como «una bendición en el mundo», ya que han hecho posible que la información traspase las fronteras de los «grupos elitistas». No sólo eso, recordó el cardenal, las redes sociales nos han permitido estar en contacto durante la pandemia y muchos padres han empezado a darse cuenta de que también son maestros y catequistas.

El ser humano está cambiando

Sin embargo, «debemos tener cuidado, porque el uso de los medios sociales también cambia nuestra visión de la persona humana de una manera muy sutil», advirtió Tagle. Esto afecta a nuestras relaciones y a nuestra «participación en la transformación de la sociedad». Lo mismo ocurre con la IA, la inteligencia artificial, que «hace el trabajo de un ser humano», haciendo obsoletos algunos aspectos del trabajo de las personas. El cardenal citó ejemplos concretos: el corrector ortográfico ha sustituido al arte de la ortografía y la sintaxis; las calculadoras hacen nuestras sumas; la mecanografía ha hecho que la escritura a mano sea menos legible y quizás desaparezca por completo. Existe casi «una nueva forma de analfabetismo» que conduce al «subdesarrollo», con la posibilidad de que desaparezca el pensamiento crítico, por ejemplo, dijo Tagle.

El «yo, el nosotros y el ellos»

Volviendo a la relación entre los jóvenes y las redes sociales, el cardenal compartió algunos datos de una encuesta realizada por Gravissimum educationis. La primera pregunta era sobre cómo se ven los jóvenes a sí mismos, cómo nos ven a «nosotros» y cómo los ven a «ellos», es decir, a los demás. En cuanto al «yo», la identidad que surgió [en el estudio] fue la ilusión de autosuficiencia. Ilusión derivada de las confirmaciones recibidas sobre las fotos publicadas.

«Es una forma de exhibición: hay que publicitarse», dijo Tagle, hasta el punto de publicar fotos provocativas, todo para ver «a cuánta gente le gusta», para recibir likes «constantemente del propio círculo». Esto lleva a la compulsión, señaló el cardenal.

«Las redes sociales se convierten en una herramienta para esta supuesta autosuficiencia ilusoria». Entonces los jóvenes construyen su mundo con los que les «gusta», eliminando a los que no les «gusta».

Una asamblea sin interioridad

De este modo, las multitudes se reúnen, pero no están plenamente presentes: «Una asamblea significa interioridad, y una multitud puede reunirse sin interioridad». Lo que falta, dijo Tagle, citando la encuesta, «es un “nosotros” que nos haga capaces de actuar colectivamente. En cambio, seguimos siendo “individuos aislados” incluso en presencia de otros. Ya no es la multitud lo que caracteriza a la sociedad actual, sino la soledad».

El cardenal filipino prosiguió explicando que el estudio también reveló que las personas están más conectadas, pero «paradójicamente, nos preocupamos cada vez menos por los demás. No nos comunicamos más y esto nos lleva a una falta de empatía hacia los demás, hacia los que no conocemos, hacia “ellos”.

En cambio, las redes sociales alimentan la búsqueda de lealtad en un pequeño grupo de amigos. En esencia, si no les gusto a los demás, no me importa: “Sólo me importan si entran en mi círculo”. Los que no forman parte de ella “perturban mi autosuficiencia”. “Este es el mundo que han aprendido a habitar”».

La educación, punto de contacto de la Iglesia con los jóvenes

De ahí una reflexión sobre el papel de la Iglesia implicada en el ministerio de la educación. Precisamente la educación es el punto de contacto con los jóvenes, señaló el cardenal Tagle, quien indicó que muchos jóvenes de hoy carecen de pensamiento crítico y empatía debido al uso de la tecnología actual. Los psicólogos y neurólogos también han demostrado que, como resultado, muchos jóvenes ya no saben leer: «Podemos pensar en la tecnología como una herramienta externa, pero cambia la conciencia».

Evangelización de las redes sociales

La advertencia del delegado papal es que si no entendemos lo que está ocurriendo en el desarrollo de nuestros jóvenes, el resultado será un futuro de personas que no saben pensar críticamente: «Una generación sin empatía. ¿Estamos formando ciudadanos que desarrollen una inteligencia crítica combinada con la empatía por aquellos que no conocen?», preguntó el cardenal a los participantes en el FABC. Para ellos, la invitación a «evangelizar» las mismas redes sociales, ya que son omnipresentes en todo el mundo.

Crédito de la nota: Vatican News.