28 noviembre, 2022

«Evangelizar a través del arte»

El padre Raúl Tabaranza Baluma, misionero comboniano filipino, desarrolla sus habilidades de pintura y participa en las redes sociales para anunciar el amor de Dios por la humanidad. Nos camparte su experiencia.

Trabajé como sacerdote misionero en Zambia durante casi nueve años, y los paisajes de la misión me cautivaron; especialmente el Parque Nacional Luangwa, donde tuve encuentros cercanos con animales. La mayoría de mis pinturas incluyeron animales después de eso. Entre 2017 y 2018 tomé un año sabático en Roma; ya tenía 50 años para entonces.

Un día, no sabía por qué, comencé a hacer garabatos, tomando mi mano izquierda como molde. Hice diferentes trazos y diseños y me parecieron muy hermosos. Decidí comprar un bloc de dibujo y comencé a hacer garabatos en mi tiempo libre, sin siquiera darme cuenta de que al final de mi año sabático ya tenía tres álbumes.

¿Qué es un garabato? Los garabatos son dibujos simples que pueden tener un significado representativo concreto o estar compuestos de líneas aleatorias y abstractas, generalmente sin levantar la pluma o lápiz del papel, en cuyo caso, se suele llamar garabato. ¿Es garabatear un verdadero arte? Garabatear está subestimado como una forma de arte. Es una forma divertida de expresarse, pero también de experimentar y aprender a dibujar. Los garabatos brindan una visión única del estilo artístico, transmitiendo partes de la personalidad del autor que no se muestran a través de otros medios artísticos.

Cuando terminé el curso en Roma, me fui de vacaciones a Filipinas. Llevé conmigo blocs de dibujo y en casa hice más garabatos. También comencé a pintar diferentes imágenes, en su mayoría abstractas en tableros de ilustración, lienzos, etc. Imagínense a mi edad, explorando las artes de esta manera, experimentando y mezclando colores, probando muchos diseños, pintura líquida, pintura grabada, haciendo collages de fotos, hojas secas y ramas, papeles, fotografías y revistas. Encontré mucha alegría en este pasatiempo y logré convertir mis pensamientos y oraciones en arte.

Nadie sabía de mi talento oculto, y me avergonzaba compartirlo con otros porque sentía que eran obras de un niño.

Garabateé un poco más, sobre las fiestas de la Iglesia, las Estaciones de la Cruz y los misterios del rosario. Utilizo estas obras de arte para expresar mi propia fe y mi vida como misionero, por abstractas que sean. Más tarde comencé a publicar mis pinturas y garabatos en Instagram y Facebook. Fue entonces cuando me di cuenta que mis obras creaban un impacto especial en mis amigos.

El arte comunica un mensaje sobre nuestra fe, costumbres y tradiciones o incluso virtudes y valores. Cuando hago garabatos o pinto, a menudo tengo ganas de rezar profundamente. Crea en mí una forma de disciplina y calma. Desarrolla la paciencia y la reflexión profunda sobre la realidad.

El arte transmite las historias intangibles de nuestra fe; por lo tanto, es un medio muy efectivo para enseñar y mejorar las devociones y oraciones. Cuando hay ocasiones especiales en la Iglesia, me pregunto cómo puedo hacer una imagen significativa de la fiesta.

Hacer garabatos es una actividad artística que consume mucho tiempo y los detalles hablan de su belleza. Cuando pones los detalles en tu trabajo, se crea la comunicación. Una pieza de mi obra de arte habla de algo dentro de mí. Mis pinturas, garabatos y collages son un regalo muy especial para mí; un don espiritual que me lleva a una comunicación y comunión más profunda con Dios. Una obra de arte espiritual lo vincula a uno con Él. Los artistas tienen una visión y le dan vida pintando o haciendo garabatos, ya que siempre participan en su trabajo.

El arte es un pasatiempo muy saludable, te mantiene conectado a tierra, capaz de analizar cosas, visualizar pensamientos y transmitir deseos. Siendo una pasión, la creación y creatividad de uno también pueden transformarse en una forma de vida.

El arte es muy influyente y es posible que tenga que esforzarme mucho para alcanzar el nivel en el que mis obras de arte hablen al mundo y vayan más allá de las fronteras. Sé que un buen artista tiene un nivel de introspección muy profundo. Puede conectar su trabajo a una motivación superior y agitar la parte inconsciente de una persona. Estoy tratando de llegar a eso. Rezo para lograrlo. Reflexionando sobre las palabras de un amigo en Tik Tok, el arte y cualquier forma de red social pueden conectarse poderosamente en el trabajo evangelizador de la Iglesia.

Siendo misionero, creo que el arte es un regalo muy difícil de compartir, ya que muchos de nuestros misioneros están más interesados ​​​​en edificios e infraestructuras, iglesias y refugiados. Los artistas a veces están aislados. Como misionero comboniano experimenté la vida en la misión más como una relación con las personas y compromisos pastorales que como una expresión artística.

Sin embargo, la misión necesita algo de creatividad para captar la atención de nuestra gente. Necesitamos técnicas de comunicación creativas y de calidad, para mostrar a las personas en misión el amor de Dios a través de las artes. Tener un equipo creativo para esta misión única es un desafío muy grande. Si estás muy atento a las redes sociales, hay un número cada vez mayor de aspirantes a artistas. La generación actual se relaciona más con las artes que con largas charlas.

Tomo esto como un desafío personal; usar mis dones dados por Dios para un ministerio especial. Cuando publico mis humildes obras en Instagram, las acompaño con mi propia voz, explicando la obra creada, los hechos, los antecedentes históricos y bíblicos como mi forma de impartir nuestra fe. Esta es mi pequeña contribución personal a Dios.

Crédito de la nota: Comboni Missionaries