25 abril, 2024

La “Casa del Pan”, una panadería de jóvenes, galardonada con el Premio Francisco de Asís y Carlo Acutis

La “Casa del Pan”, un taller de panadería y venta de productos de panadería, estará dirigida por chicos y chicas desempleados, huérfanos o con dificultades, con el apoyo de las hermanas franciscanas Angelinas.

“Bethléem, la maison du pain”, este es el nombre del proyecto ganador de la segunda edición del “Premio Internazionale Francesco di Assisi e Carlo Acutis per una Economia della Fraternità”, concedido  durante los tres días del evento “#Nulladiproprio per un mondo fraterno e solidale tra arte, musica e spiritualità” (#Nada que poseer para un mundo fraterno y solidario entre arte, música y espiritualidad), celebrado en el Santuario del Despojo de Asís. Un proyecto que dará vida en Chad, en Baibokoum, a la “Casa del Pan”, una panadería donde 12 jóvenes, ayudados y apoyados por las monjas franciscanas Angelinas, aprenderán a hacer negocios. La idea nació como un proceso económico fraternal “desde abajo” y del deseo de construir y poner en marcha un taller de panadería que permita a chicas y chicos trabajar juntos, poniendo en común sus talentos y utilizando los recursos locales, para cuidar de sí mismos y de su comunidad a través de un empleo digno.

Ayuda a los jóvenes de Baibokoum

Los protagonistas de “Bethléem, la maison du pain” son jóvenes pobres y descartados, niños de la calle, huérfanos, desempleados, excluidos de sus comunidades a causa de enfermedades consideradas motivo de impureza, como la epilepsia. De agosto de 2023 a junio de 2024, recibirán formación continua en economía solidaria, técnica de panificación y uso de herramientas. A continuación, entre julio y noviembre, se iniciará la construcción del taller de transformación, con trabajadores autóctonos, y se comprará la maquinaria, recurriendo en gran medida a proveedores locales, con el fin de promover y apoyar la economía chadiana.

La realidad social de Chad

Chad se encuentra entre los países con mayor índice de pobreza del mundo y entre los territorios más complejos, conflictivos e inestables, como Libia, Sudán y la República Centroafricana. Baibokoum es una pequeña ciudad situada en el suroeste del país, donde los cristianos son los más pobres y la economía, en manos de los musulmanes, se basa en una agricultura muy básica, debido a la falta de medios y capacidad para procesar las materias primas. La única actividad comercial y la única fuente de ingresos de la población, incluidos los jóvenes, es la producción de alcohol local. En todo el municipio, la población vive en condiciones de extrema pobreza, los niños y niñas sufren violencia, carecen de medios económicos para pagar sus estudios y a menudo acaban siendo adictos al alcohol, las drogas o el tabaco. También hay un alto índice de analfabetismo y un aumento de la delincuencia y el desempleo.

Los objetivos del proyecto Maison su pain

En la “Casa del pan” de Baibokoum, el objetivo es reinvertir los beneficios de las primeras ventas en la compra de materias primas y en la puesta en marcha de la producción, lo que permitirá a los jóvenes implicados percibir un salario digno y regular. Contando, pues, con el aumento de los recursos financieros, derivados de la comercialización del pan y otros productos de panadería en el mercado local, utilizando también bicicletas para la venta a domicilio en los barrios de la ciudad y en los mercados cercanos, se intentará ampliar la experiencia a la producción de otros productos alimenticios y crear un pequeño taller de fabricación de jabón, utilizando recursos naturales locales como el karkadé o las semillas de cacahuete. Con ello se pretende implicar a otros jóvenes en situación de miseria. El proyecto “Maison si du pain” cuenta con el apoyo de las monjas franciscanas Angelinas, que estarán al lado de los jóvenes y también apoyarán económicamente su actividad en los primeros años.

Las Hermanas Franciscanas Angelinas al lado de los jóvenes chadianos

Una de las iniciadoras del proyecto es la hermana Brigitte Ndjenoyom, que habla a Vatican News de los numerosos jóvenes que llaman a la puerta de la comunidad franciscana angelina de Baibokoum para pedir ayuda.

“Empezamos”, dice la Hermana Brigitte, “pagando a algunos de ellos para que fueran a la escuela y ofreciendo a otros la oportunidad de trabajar en nuestra tierra, para que pudieran ganar algo de dinero, apoyar sus estudios o hacer frente a algunas necesidades. Pero así no podíamos ayudar a todos, así que pensamos en ayudarles organizando con ellos una actividad laboral”. El horno de la cocina de la pequeña comunidad de las Franciscanas Angelinas era el único recurso, como aquellos “5 panes y 2 peces” que se le presentaron a Jesús para alimentar a cientos de personas. “No teníamos nada”, prosigue la monja, “así que fuimos a recoger leña, la vendimos y con lo recaudado compramos harina”. Los jóvenes se arremangaron, empezaron a amasar y a hacer pan, y con bicicletas prestadas por las hermanas fueron a venderlo. El pan gusta, la gente lo aprecia y lo compran en los mercados. Los jóvenes consiguen reunir algo de dinero para los gastos escolares u otras necesidades familiares, pero la panadería de las monjas franciscanas angelinas ya no es suficiente para satisfacer la demanda, y muchos otros jóvenes piden unirse al negocio. Así que piensan en una nueva panadería. Se las arreglan con sus propias manos y un poco de tierra, y ahí está, la nueva panadería que permite a los jóvenes seguir produciendo pan. Pero el artefacto, al cabo de dos años, se deteriora y ya no se puede utilizar. ¿Qué hacer entonces?

“Pensamos en pedir ayuda y consejo para continuar la actividad”, prosigue la hermana Brigitte, “porque el pan era apreciado, se vendía bien y queríamos continuar la producción. De ahí la idea de concebir un proyecto para que los jóvenes pudieran, trabajando juntos, poner en marcha una actividad de producción profesional, “en comunión unos con otros, para luchar contra la miseria y el paro”. La hermana Brigitte conoce bien las dificultades de los jóvenes de Baibokoum, ella nació allí, la suya es una familia modesta. “Éramos ocho”, recuerda, “y mis padres no tenían medios económicos para educarnos a todos, así que hice pequeños trabajos y me pagué los estudios. Entonces conocí a las monjas franciscanas angelinas que iban a los pueblos a alfabetizar a los niños y descubrí mi vocación: yo también quería entregarme por los demás, por mi pueblo”. La hermana Brigitte tiene fe en los jóvenes y en sus palabras se filtra una gran esperanza. “Ellos serán los protagonistas de esta obra, siempre y cuando también se den cuenta de sus capacidades y comprendan que pueden trabajar, ganar dinero y ayudar a su comunidad”, subraya, aclarando también el significado del nombre pensado para el proyecto, “Bethléem, la maison du pain”, “del pan para recordar el sentido de la comunión, de la Eucaristía que reúne a tanta gente. Una casa que reúne, que llama a los demás, para vivir juntos”.

El Premio

El “Premio Internacional Francisco de Asís y Carlo Acutis para una Economía de Fraternidad” fue instituido por el arzobispo de Asís, monseñor Domenico Sorrentino, el 10 de octubre de 2020, día de la beatificación de Carlo Acutis, y tiene como objetivo promover una renovación de la economía bajo la bandera de la fraternidad universal de todos los seres humanos, partiendo de la condición y los intereses de los más humildes y desfavorecidos. Pretende inspirar a las personas con pocos medios económicos, especialmente a los jóvenes menores de 35 años, de las regiones más pobres del mundo, para que se unan y presenten, como un cambio, un proyecto que beneficie y satisfaga las necesidades concretas de los más necesitados. Bethléem, la maison du pain” fue elegido entre 41 proyectos presentados por 23 países, de los cuales 18 eran de África, 7 de América, 3 de Asia y 13 de Europa.

Crédito: Vatican News