28 mayo, 2024

UNICEF: «Hay casi 3 millones de niños necesitan ayuda humanitaria en Haití»

En su último informe respecto la situación de los niños y niñas en Haití, UNICEF presenta cifras desoladoras «casi la mitad de la población haitiana necesita ayuda humanitaria». Por ello reafirma su compromiso de ayuda y apoyo a las familias y ciudadanos del país.

Son 5,2 millones de personas, del total de 11,5 millones de habitantes, que necesitan ayuda humanitaria en Haití. En otras palabras, casi la mitad de la población haitiana vive bajo la pobreza, la hambruna y la violencia.

Así lo informa el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en su último informe, publicado el martes 8 de agosto, donde también describe la situación como «catastrófica».

De los más de 5 millones de haitianos víctimas de la violencia, 3 millones son niños. Lo que es lo mismo, 3 de cada 5 personas con necesidad de ayuda humanitaria, son niños.

El comunicado destaca un «aumento de la violencia, los saqueos, los bloqueos de carreteras y la omnipresencia de grupos armados» respecto al año anterior, factores que incrementan el entorno «de miedo y complejidad» en el país y entre sus ciudadanos.

Este contexto incluye ataques sistemáticos a escuelas, sistemas sanitarios «al borde del colapso», violencia sexual y secuestros. En los primeros 6 meses de este 2023, ya hay «aproximadamente 300 casos confirmados» de secuestros.

Las mujeres y los niños «no son moneda de cambio»

Gary Conille, director regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, manifiesta la «inaceptabilidad» de la situación actual: «las mujeres y los niños no son mercancías. No son moneda de cambio. Nunca deberían estar expuestos a una violencia tan inimaginable. El aumento de los secuestros es extremadamente preocupante, y amenaza tanto a la población de Haití como a quienes están allí para ayudarles».

Por su parte, UNICEF «está firmemente comprometido a proporcionar ayuda y apoyo a los niños de Haití, suministrando asistencia vital, garantizando el acceso a la atención médica, apoyo psicosocial y espacios seguros donde los niños puedan comenzar el proceso de curación y recuperación».

Crédito de la nota: Vatican News.