30 mayo, 2024

El Papa va a Mongolia, porque en la Iglesia no cuentan los números

Una frase de san Pablo VI ayuda a entender las razones del viaje que el papa Francisco está a punto de realizar al país asiático.

El papa Francisco está a punto de partir hacia Mongolia, una visita «anhelada», que ya estaba en los planes no realizados de san Juan Pablo II, después de que la presencia de misioneros a principios de los años 90 hubiera hecho renacer una comunidad cristiana. La que recibirá el abrazo del Sucesor de Pedro en el corazón de Asia es una Iglesia «pequeña en número, pero viva en la fe y grande en la caridad». Francisco se encontrará no sólo con los mil 500 católicos del país, sino con todo el pueblo «noble y sabio», de gran tradición budista.

¿Por qué va el Papa a Mongolia? ¿Por qué dedica cinco días de su agenda (dos de viaje más tres de estancia) a visitar a un grupo tan reducido de católicos? ¿Tiene algo que ver la «geopolítica», ya que se trata de un viaje a un país fronterizo con la Federación Rusa y la República Popular China? En realidad, la motivación de la peregrinación a las afueras de Asia no tiene implicaciones «geopolíticas» y, desde luego, no es prerrogativa del pontificado de Jorge Mario Bergoglio.

El lunes 30 de noviembre de 1970, san Pablo VI realizó un largo viaje a Samoa, en el océano Pacífico. Durante la celebración de la Misa en la aldea de Leulumoega Tuai, en la costa noroeste de la isla de Upolu, el papa Montini dejó a un lado el «nosotros» que entonces utilizaban los pontífices y dijo: «No es el placer de viajar ni ningún interés lo que me ha traído hasta ustedes: vengo porque todos somos hermanos, o mejor dicho, porque son mis hijos e hijas, y es justo que, como padre de familia, de esta familia que es la Iglesia católica, muestre a cada uno que tiene derecho a igual afecto. ¿Saben lo que significa “Iglesia católica”? Significa que está hecha para todo el universo, que está hecha para todos, que no es extraña en ninguna parte: todo hombre, cualquiera que sea su nación, raza, edad o educación, encuentra un lugar en ella».

La Iglesia, un lugar para todos. La Iglesia, donde la prioridad no son los números y donde nadie es extranjero, sea cual sea su lengua, cultura, pueblo o nación a la que pertenezca. Es la Iglesia «para todos», de la que habló Francisco en Lisboa. A menos de un mes desde la Jornada Mundial de la Juventud 2023, el Obispo de Roma se pone en marcha, diciendo a sus «hermanos y hermanas de Mongolia que está feliz de viajar para estar entre ellos como hermano de todos».

Editorial de Andrea Tornielli disponible en www.vaticannews.va/es