21 abril, 2024

Proteger la infancia de los niños más frágiles en Ghana

El fenómeno de los menores de la calle en el contexto de extrema pobreza de Sunyani constituye una gran emergencia que amenaza la supervivencia y el futuro de miles de cientos de menores procedentes de contextos de degradación, de familias desesperadas, de padres sin techo, desfavorecidos, desempleados o enfermos.

En ayuda de este grupo vulnerable, los Misioneros Salesianos lanzan el programa «Tú eres el pan de cada día», dirigido a los numerosos pequeños extremadamente pobres, solos o abandonados.

«Se trata de una iniciativa fundamental para proteger la infancia de los niños más frágiles acogidos por los Hijos de Don Bosco en las misiones para acompañarles durante los años más importantes de su vida, haciendo que se sientan seguros cada día», explican los misioneros. «Actualmente hay 75 niños y jóvenes de entre 5 y 24 años, todos procedentes de las ciudades y grandes pueblos de los alrededores de Sunyani».

«“Akwaaba”, que significa “bienvenido” en el idioma local, es la palabra que ha acompañado mi visita al Bosco Boys Home de Sunyani», afirma Marcella Mantovani, Directora de la Oficina de Proyectos, que ha visitado recientemente el centro salesiano.

«En un instante, me vi rodeada por la alegría y el afecto de todos estos niños y jóvenes de todas las edades. Todos dispuestos a competir para mostrar hospitalidad, todos dispuestos a ofrecer una sonrisa, un apretón de manos, un abrazo, todos bajo la mirada cariñosa del padre Charles, el director del centro».

La casa salesiana se ocupa de niños y jóvenes obligados, desde muy pequeños, a vivir y crecer en la calle, víctimas de todo tipo de violencia y abusos, explotados en el pequeño comercio, la venta ambulante, la prostitución, el tráfico de drogas y el robo de armas. El objetivo de los Misioneros es redimirlos, hacer que se sientan acogidos y queridos, darles oportunidades de acceder a la educación que la pobreza les niega.

El programa también está activo en las casas de los misioneros salesianos en Mekanissa (Etiopía) y Namugongo (Uganda).

Crédito de la nota: Agencia Fides.