28 mayo, 2024

De la malnutrición al cariño y la resurrección

La misionera Francisca Caño escribe un breve mensaje para felicitar la Pascua desde Nacala, Mozambique. Religiosa de la Obra Misionera de Jesús y María, ella y sus hermanas llevan 35 años entregadas a mejorar la vida de pequeños y grandes de esta población de la costa norte del país.

Las religiosas están involucradas en programas de alimentación, sanidad, educación y promoción de la mujer en la pastoral parroquial. Fundadas en España por la beata María Pilar Izquierdo, tienen en Nacala un centro de recuperación nutricional y un centro de salud, además de otro preescolar.

«Feliz Pascua», dice la hermana Francisca que ha enviado una foto de ella y de un chico de Nacala. «Jesús resucitó: desde esta misión de Nacala les envío mi felicitación junto con la alegría de este joven que recibió el Bautismo en el día de la Resurrección. Este joven llegó a esta misión con siete meses y una malnutrición grave. Hoy trabaja en el Centro como excelente cocinero, preparando las comidas de los niños malnutridos de hoy. ¡Jesús vive, aleluya! Un abrazo».

La hermana Francisca lleva 30 años en la misión y ha atendido a muchos niños desnutridos. Algunos son hijos de madres seropositivas y, en ocasiones, ellos también lo son. También recorren barrios para atender casos de niños no recogidos en sus instalaciones. Como contaba ella misma en una ocasión, hablando de estos niños, «cada uno tiene su historia bien triste».

Crédito de la nota: OMPRESS