«La chica del WhatsApp de Togo»

comboni.org

04/03/20

Farida Nabourema es togolesa. Ella cuenta cómo se ha convertido en defensora de los derechos humanos desde que tenía 13 años de edad, y de cómo internet, la web y la digitalización de la comunicación la están ayudando a ella y a otros activistas a continuar su batalla en nombre de los principios de la libertad y la democracia en la que creen.

Farida también es escritora y bloguera y en 2011 cofundó el movimiento «Faure Must Go», que desde entonces se ha convertido en un sello distintivo de la lucha togolesa contra el gobierno opresivo de Faure Gnassingbé y su familia, en el poder por más de 50 años.

Debido a su oposición al Gobierno, Farida tuvo que romper todos los lazos con la familia, y sólo en el último año vivió en 22 países. «También he estado en Ghana y Senegal, pero ningún gobierno desea lo que considera “un agitador social”», señala. Hoy es directora ejecutiva de la Liga Civil Togolesa, grupo que moviliza a activistas prodemocráticos, a riesgo de sus propias vidas (decenas de víctimas de represión, de las cuales, la prensa no habla).

Ella usa las redes sociales para dar a conocer las injusticias en Togo y movilizar a sus compañeros para luchar por el cambio. «Como activistas, debemos documentar nuestra lucha y explicar la historia, y esto debe ser realizado con creatividad, así como usar tantas plataformas sociales y digitales como sea posible», dice Farida.

Una de ellas es WhatsApp, que le valió el apodo de WhatsApp Girl. Hoy, este medio «lo usamos para promover y propagar ideas y eventos, pero no para organizarlos, el Gobierno sabe cómo bloquearnos o infiltrarse», explica. Ahora los activistas togoleses están utilizando Telegram Messenger para organizar eventos, otra herramienta cuyos textos están fuertemente encriptados y pueden autodestruirse. Explica que otra herramienta de comunicación digital que ayuda es Tutanota, un servicio de correo electrónico con encriptación automática, diseñado en Alemania, que le permite intercambiar correos electrónicos seguros.

comboni.org

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *