Sudán: más de un millón de niños en riesgo de malnutrición grave

vaticannews.va

13/07/20

La República de Sudán está inmersa en una difícil situación política y social; además su economía se ha visto afectada por el aumento de precios de alimentos y por la inflación. En ese contexto, la pandemia ha causado gran daño a una realidad ya herida. Como en todo el mundo, las cifras de contagios no deben analizarse desde un punto de vista meramente estadístico: los cierres de negocios y escuelas, y las medidas de distanciamiento pueden volverse devastadoras para millones de trabajadores vinculados a la economía informal.

Ante este panorama, hay ahora otro hecho preocupante: el número de niños sudaneses expuestos al riesgo de malnutrición grave se ha duplicado en tan sólo un año. Los riesgos de hambre extrema afectan a 1.1 millones de niños en el país, medio millón más que en el mismo periodo en 2019: es la alarma lanzada por Save the Children.

«Ya no se encuentran ni siquiera alimentos básicos: Incluso antes de la pandemia, las familias se enfrentaban a los efectos de decenios de conflictos, subdesarrollo y fragilidad económica, pero hoy en día sus vidas se han vuelto aún más difíciles. Nuestros empleados encuentran cada vez más padres de familia que no saben con qué alimentar a sus hijos. Cada día mueren 120 menores por causas relacionadas con la malnutrición y existe una necesidad urgente de apoyo financiero para las familias y de alimentos para responder a la crisis de Covid-19, como créditos en efectivo y provisiones», señaló Arshad Malik, director de Save the Children en Sudán

Asimismo, el portavoz de Save the Children en Italia, dijo: «Ante la pandemia, nadie debe quedar atrás, la respuesta debe ser global y hay un claro riesgo de olvidar a los niños en una situación de emergencia».

«Nuestros operadores nos hablan de personas que no tienen trabajo y no saben qué llevar a la mesa para sus hijos y nos dicen que el cierre de comercios ha causado enormes daños y subrayó que el cierre de escuelas ha hecho todo más difícil: a veces la única comida para una familia era la que proporcionaba el comedor escolar. La cifra es alarmante: hemos pasado de medio millón de niños, a más de un millón en riesgo de malnutrición, y se teme que lo que pasa en Sudán sea un espejo de lo que podría ocurrir en muchos otros países africanos», afirmó Filippo Ungaro.

Fuente: vaticannews.va

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *