Santa Teresa del Niño Jesús, la santa de las paradojas

Religiosa, mística, dramaturga, doctora de la Iglesia junto a Catalina de Siena y Teresa de Ávila, patrona de Francia junto a Juana de Arco, protectora del sida, tuberculosis y otras enfermedades infecciosas, incluso patrona de las misiones, la que eligió el claustro y murió muy joven de tuberculosis. La historia humana y espiritual de Santa Teresa de Lisieux, más conocida como Santa Teresa del Niño Jesús, es una de las más paradójicas de la historia de la Iglesia que la celebra el 1 de octubre.

Murió de tuberculosis a los 25 años en el monasterio de Lisieux y es venerada en todo el mundo. La Basílica de la ciudad francesa dedicada a ella es el segundo lugar de peregrinación en Francia solo después de Lourdes. Pío XI, que la canonizó en 1925, la consideró la «estrella de su pontificado». Juan Pablo II en 1997 la proclamó Doctora de la Iglesia con motivo del centenario de su muerte.

Entonces, ¿cuál es la causa de la fama mundial de Santa Teresa? Seguramente al hecho de que dejó sus recuerdos, reflexiones, crisis espirituales recogidas en los diarios publicados por su hermana Pauline, que se convirtió en madre de Agnes tras su muerte. «Historia de un Alma», publicada por primera vez en 1898, no es solo un texto religioso sino que recopila poemas, obras de teatro, cartas y oraciones que narran el camino espiritual de un alma excelente, a pesar de la humildad y el encubrimiento de su vida terrena. Entrando en las Carmelitas de Lisieux con el nombre de Sor Teresa del Niño Jesús de la Santa Faz, descubrió que el ambiente monástico no sólo no era lo que esperaba sino que le era hostil, lleno de fealdad, poco espiritual.

La teología del «pequeño camino»

La novedad de su espiritualidad, también llamada teología del «camino pequeño», consiste en buscar la santidad, no en las grandes acciones, sino incluso en los actos cotidianos más insignificantes, con la condición de que se realicen por amor a Dios. La muerte, la voz de esta humilde carmelita recorre Francia y el mundo, golpea a los intelectuales, despierta también la emoción y la ternura popular.

Santa Teresita también compuso ocho obras teatrales que representó personalmente en el teatro Carmelo, ocupándose personalmente, no sólo de la escenografía, sino también del vestuario, apareciendo en ocasiones como protagonista. Estas obras se denominaron Récréations Pieuses (Recreaciones Pías). Entre los temas, los episodios evangélicos y la vida de Juana de Arco.

La petición al Papa para entrar en el convento

Teresa Martín, de catorce años, destaca en la peregrinación francesa, que llegó a Roma a finales de 1887 con motivo del jubileo sacerdotal de León XIII, sorprendió en la audiencia papal a los prelados pidiendo directamente al Santo Padre que le permitiera entrar al monasterio inmediatamente, antes de los 18 años. Cautelosa fue la respuesta de León XIII; pero después de cuatro meses Teresa entró en el Carmelo de Lisieux, donde dos de sus hermanas la han precedido (y no será la última). El Martirologio Romano la recuerda así: «Habiendo entrado en el Carmelo de Lisieux en Francia siendo todavía una adolescente, se convirtió en maestra de santidad en Cristo a través de la pureza y sencillez de vida, enseñando el camino de la infancia espiritual para alcanzar la perfección cristiana y poniendo toda solicitud mística al servicio de la salvación de las almas y el crecimiento de la Iglesia. Murió el 30 de septiembre, a los veinticinco años».

Crédito de la nota: www.comboni.org

Leave a comment

Ir a la barra de herramientas