30 mayo, 2024

Día del Medio Ambiente, actuar ahora para evitar ser sofocados por el plástico

#Beatplasticpollution (Combatir la contaminación por plásticos) es el lema de la 50º edición de la jornada mundial establecida por la ONU en 1972 cada 5 de junio, con el objetivo de concienciar sobre temas relacionados con la protección y el cuidado del planeta.

A pocos días del cierre de las negociaciones sobre el Plastics Treaty (Tratado de los Plásticos), un tratado mundial para acabar con la contaminación por plásticos, en el que participaron unos 175 países, hoy lunes 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, que vuelve a llamar la atención sobre el antiguo problema de la contaminación debida a la producción y el consumo de plástico.

Cada año se generan más de 400 millones de toneladas de plástico, la mitad del cual no es reciclable. Los microplásticos, resultado de la falta de un sistema circular, acaban en los alimentos, el agua y el aire, y se calcula que cada persona ingiere unas 50 mil partículas de microplástico al año.

Iniciativas en todo el mundo

Para este Día Mundial están previstas diversas iniciativas de sensibilización en varios países del mundo. En Italia, se relanza para la ocasión el programa de prevención del desperdicio alimentario, actualizado con nuevos consejos sobre la acumulación de residuos y el uso de los recursos. En Bruselas, Ginebra y Sarajevo se lanzó la campaña Green Up, centrada en el reciclaje y la eficiencia energética. El WWF eligió la deforestación como tema central para recordarnos la importancia del «pulmón verde» del planeta.

Las palabras clave para el cambio

La contaminación podría reducirse en un 80% de aquí a 2040 si los países y las empresas introdujeran profundos cambios en sus políticas y mercados utilizando las tecnologías existentes. El UNEP, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, ha elaborado un informe según el cual las principales soluciones se basan en las «3 erres»: la «reducción» que permitiría recortar la contaminación un 30% en los próximos diecisiete años; el «reciclado», una reducción adicional del 50% mediante la eliminación de las subvenciones a los combustibles fósiles y el refuerzo de las directrices para mejorar la reciclabilidad; por último, la «reutilización» de la producción que llevaría a una reducción del 17% de la producción de plástico utilizando materiales alternativos.

Crédito de la nota: Vatican News.