23 febrero, 2024

Jóvenes de Seúl se alistan hacia la JMJ 2027

Los jóvenes de Seúl ya están imaginando, preparando y proyectándose con el corazón, la mente y gran fuerza hacia la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará en la capital coreana en 2027.

Con este espíritu, los jóvenes coreanos han celebrado la Jornada de la Juventud a nivel diocesano, los días 25 y 26 de noviembre, iluminando las calles de la ciudad con antorchas «en una celebración de fe, esperanza y unidad», según una nota de la arquidiócesis.

El papa Francisco, desde 2020, ha trasladado la celebración diocesana de la Jornada Mundial de la Juventud del Domingo de Ramos al Domingo de Cristo Rey, momento en el que se concluye el año litúrgico. Este cambio «ha añadido una resonancia única al encuentro de Seúl», que se ha vinculado espiritualmente a una red de todas las diócesis del mundo.

Precisamente en esta ocasión, la arquidiócesis coreana ha anunciado oficialmente a Seúl como ciudad anfitriona de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de 2027: la ciudad, tanto en su componente de comunidad católica como en su componente de tejido social y civil, ha ofrecido su plena disponibilidad para «acoger el acontecimiento juvenil», que se preparará con un recorrido espiritual pero también técnico-organizativo a lo largo de los próximos cuatro años.

El Departamento de Juventud de la arquidiócesis de Seúl ha organizado para la ocasión una celebración eucarística, que ha contado con una gran participación de jóvenes coreanos, presidida por el arzobispo Peter Soon-taick Chung, quien se ha dirigido a los presentes con estas palabras: «Si consideramos la Jornada Mundial de la Juventud simplemente como un acontecimiento a gran escala o como un objetivo que hay que alcanzar, pasamos por alto su verdadera esencia. En cambio, la JMJ es un momento para unir nuestros corazones, pensamientos y fuerzas, preparándonos para extender la invitación a nuestros hermanos y hermanas, a los jóvenes católicos de todo el mundo. Juntos, nos reunimos para celebrar la alegría del Evangelio, trascendiendo fronteras, culturas, lenguas, etnias».

Monseñor Chung ha recordado y comentado el mensaje del papa Francisco para la 38ª Jornada Mundial de la Juventud Diocesana: «El tema ‘Alegres en la esperanza’ es un mensaje de aliento y esperanza para todos los jóvenes, que a menudo se enfrentan a retos y dificultades en el mundo de hoy. Francisco dice que la esperanza cristiana es el ‘conocimiento cierto de la presencia de Dios entre nosotros’, y es esta esperanza la que nos da la fuerza para seguir adelante, incluso cuando nos enfrentamos a dificultades».

La celebración diocesana de la JMJ ha consistido en varios momentos: una vigilia de oración, una exposición sobre la historia de la JMJ, un concierto y algunas conferencias detalladas, que han ofrecido a los participantes una comprensión más profunda de la historia y el significado de la Jornada Mundial de la Juventud. El padre Peter Joo-yul Yang, responsable del comité preparatorio de la JMJ Seúl 2027, ha aportado ideas sobre los futuros planes para la JMJ 2027. Algunos jóvenes coreanos, que asistieron a la JMJ de Lisboa el verano pasado, han compartido su experiencia espiritual, en un ambiente de entusiasmo y emoción.

El encuentro de jóvenes también ha sido un momento de acercamiento al Sacramento de la Reconciliación, a través de confesionarios instalados al aire libre, como se hace durante la JMJ, para que los participantes, en un clima de profundo recogimiento espiritual, tuvieran la oportunidad de examinar su propio corazón, aceptar el perdón de Dios y tomar una opción de conversión. En la vigilia de oración vespertina del 25 de noviembre, los jóvenes han encontrado consuelo espiritual, con momentos de silencio y meditación, viviendo un momento de fe y de relación personal con Dios. A lo largo de la velada, el rezo del rosario y la procesión con antorchas por las calles de la ciudad han contribuido a crear una atmósfera de oración y recogimiento, con el resplandor de la procesión de luces iluminando la noche, «en un testimonio de unidad y de fe compartida, poniendo de relieve el profundo significado espiritual de la Jornada Mundial de la Juventud», reza la nota de la arquidiócesis.

La celebración de la JMJ diocesana ha sido, pues, «una promesa del compromiso vivo y dinámico que Seúl está dispuesta a ofrecer como ciudad anfitriona de la Jornada Mundial de la Juventud de 2027», un anticipo del río de gracia del Espíritu Santo que se derramará en la capital coreana dentro de cuatro años, con la asistencia de jóvenes de todo el mundo. También se ha dedicado un pensamiento y una oración especiales a los jóvenes de Corea del Norte, a los que el arzobispo Chung ha invitado a asistir y a los que los organizadores esperan encontrar en Seúl para la JMJ de 2027.

Crédito de la nota: Agencia Fides.