21 abril, 2024

«Las verdaderas riquezas de la República Centroafricana no son el oro y los diamantes, sino los jóvenes y los niños»

«Para presentar brevemente la República Centroafricana quisiera subrayar sus riquezas, que son ciertamente materiales (oro, diamantes, madera y diversos minerales) pero sobre todo humanas: hay tantos jóvenes y niños que constituyen el presente y el futuro del país».

El padre Michele Farina es un misionero Fidei donum de la diócesis de Savona, que llegó a Centroáfrica en 2022. Desde entonces, trabaja junto a los padres de la Sociedad para las Misiones Africanas (SMA) para promover el Evangelio en Monassao entre los pigmeos bayaka. Aquí su testimonio.

«Desde Monassao, miramos a Centroáfrica a través de los ojos de nuestros hermanos pigmeos bayaka, un grupo étnico que, hasta no hace muchos años, vivía aislado, a pesar de vivir en su propio país», explica el padre Michele. «La contribución de la misión, que forma parte de la diócesis católica de Berberati, en el extremo suroccidental de la República Centroafricana, ha hecho posible que este pueblo empiece a reclamar sus derechos dentro de su propio país».

«Los jóvenes -continúa- no esperan más que oportunidades para hacer realidad sus sueños para su propio bienestar y el de África Central. Por desgracia, la escuela, junto con la sanidad y las infraestructuras, especialmente las carreteras, no les permiten prepararse adecuadamente. Además, aún falta mucho para alcanzar una paz real. Todavía hay muchos grupos rebeldes que se esconden y operan en el norte del país. El último incidente grave ocurrió unos días antes de la Navidad de 2023, cuando atacaron el pueblo de Nzakoundou y murieron 23 personas, entre ellas tres niños, quemaron cientos de casas y calcinaron toneladas de alimentos. La esperanza es que los mismos centroafricanos puedan ser cada vez más protagonistas en su propio país y construir la paz y la prosperidad para todos sus hijos».

Monassao se encuentra en el corazón de África, el nombre sango de la República Centroafricana «Beafrika» significa: Be (corazón). Un país dos veces más grande que Italia, pero con cinco millones de habitantes.

El misionero subraya hasta qué punto este pequeño ejemplo pone de relieve el hecho de que en Centroáfrica aún falta mucho para que exista una verdadera democracia. «Como en muchos Estados de África, lo que condiciona la vida y el bienestar de sus habitantes es la inestabilidad política», concluye.

Centroáfrica alcanzó la independencia en 1960, desde entonces han sucedido diferentes presidentes entre elecciones y golpes de estado. Un último acto significativo del gobierno tuvo lugar en el verano del año pasado, cuando el actual presidente Faustin-Archange Touadéra promovió un referéndum para cambiar la Constitución con el objetivo principal de prolongar su mandato en caso de reelección.

Crédito de la nota: Agencia Fides.