28 mayo, 2024

Oración del Papa por la población de Haití y por la paz mundial

A la hora del Regina Caeli, al final de la misa en la plaza de San Marcos de Venecia, el papa Francisco hizo un llamamiento por Haití: que la comunidad internacional apoye el trabajo del nuevo consejo presidencial. Después, su oración por la martirizada Ucrania, Palestina, Israel, los Rohingyá y las numerosas poblaciones en guerra.

Al final de su visita pastoral a Venecia, el papa Francisco dedicó la oración del Regina Caeli a las «muchas situaciones de sufrimiento en el mundo». En primer lugar, el Papa dirigió su pensamiento a Haití, donde está vigente el estado de emergencia y la población está desesperada por el colapso del sistema sanitario, la escasez de alimentos y la violencia que impulsa a la gente a huir:

«Confiamos al Señor el trabajo y las decisiones del nuevo Consejo presidencial de transición, que tomó posesión el pasado jueves en Puerto Príncipe, para que, con el apoyo renovado de la comunidad internacional, conduzca al país a alcanzar la paz y la estabilidad que tanto necesita».

Paz, diálogo y reconciliación

La mirada del Obispo de Roma se extendió a las numerosas situaciones de sufrimiento en el mundo, a los escenarios bélicos que amenazan la paz y la estabilidad internacionales:

«Pienso en la martirizada Ucrania, en Palestina, en Israel, en los Rohingyá y en los numerosos pueblos que sufren a causa de las guerras y la violencia. Que el Dios de la paz ilumine los corazones para que crezca en todos la voluntad de diálogo y de reconciliación».

Agradecimiento del Papa a Venecia

Luego, el Obispo de Roma expresó su agradecimiento al patriarca de Venecia, Francesco Moraglia, a las autoridades civiles, a las fuerzas del orden, a los colaboradores, a los voluntarios y a todos los que han facilitado la visita de que realizó este domingo:

«Queridos hermanos y hermanas, gracias de nuevo por su recibimiento. Gracias al patriarca. Los acompaño con mi oración y, por favor, no se olviden de rezar por mí, ¡porque este trabajo no es fácil!».

Crédito de la nota: Vatican News.