A partir del 24 de agosto comienzan los Juegos Paralímpicos

Para ser justos, los Juegos Olímpicos de Tokio no terminaron el domingo 8 de agosto. Hay una pausa «técnica» de dos semanas (un poco como el primer y segundo tiempo de un partido de fútbol) y el martes 24 de agosto se reanudan los Juegos Paralímpicos. Pero, desde luego, no son unas olimpiadas con competiciones y atletas de segunda división. Al contrario… lo mejor está por llegar.

Por ello, los Juegos de Tokio terminarán realmente el domingo 5 de septiembre con el fin de los Juegos Paralímpicos. Para dar paso a Pekín, que acogerá los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno a partir del 4 de febrero de 2022.

El maratón: una carrera simbólica

La «primera parte» de los Juegos culminó ayer con el maratón: la carrera simbólica, metáfora apremiante de la vida de cada uno. Pero también es una señal «provocadora»: siempre son los atletas del llamado «tercer mundo» los primeros en cruzar la línea de meta, dando un vuelco a las escalas económicas. El keniano Eliud Kipchoge volvió a ganar el maratón olímpico con un tiempo de 2h08’38”: exactamente la duración de la oración de la madre Janet que, como con cada victoria de su hijo, fue a misa en la iglesia de su pueblo de Kapsisiwa «para dar las gracias a Dios».

En la carrera del cansancio, los africanos ganan, incluso cuando llevan la camiseta del país que los acogió. Y en la pista olímpica de Tokio el sábado hubo otra… «ceremonia de bienvenida», completada con un «certificado» deportivo. El campeón mundial keniano Timothy Cheruiyot perdió la carrera de 1.500 metros ante el noruego Jakob Ingebrigsten e, inmediatamente después de la meta, el keniano «bautizó» como el africano de turno al noruego, colocándole personalmente en la muñeca el brazalete con los colores de Kenia. En resumen, le dio la bienvenida: en la carrera, el fuerte Sur del mundo abre sus brazos e «incluye» al Norte.

Las Olimpiadas 

Las Olimpiadas son historias de mujeres y hombres que hoy no pueden detener «la tercera guerra mundial en pedazos», pero sugieren la posibilidad de una humanidad más fraternal. El papa Francisco dijo a su equipo, Athletica Vaticana, el 29 de mayo que «todo lo que concierne al hombre está en el corazón de la Iglesia». Y por eso es muy significativo que, con la colaboración del Consejo Pontificio de la Cultura, el Comité Olímpico Internacional haya añadido la palabra latina Communiter («Juntos») al lema olímpico. E inmediatamente dos atletas –el qatarí Mutaz Ezza Barshim y el italiano Gianmarco Tamberi– optaron por compartir la medalla de oro en salto de altura, desplazando a los que quieren un ganador a la fuerza. Se puede cambiar la cultura de ganar a toda costa y ganar juntos. Communiter, en efecto.

Hoy, L’Osservatore Romano ha publicado una «primera plana» con algunas historias olímpicas y, en primer lugar, un perfil del equipo de refugiados. Y en Tokio, Saamiya Yusuf Omar también podría haber estado ahí. En los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, Saamiya Yusuf, de 17 años, corrió por su país natal, Somalia, y quedó última en los 200 metros. Saamiya esperaba repetir su experiencia olímpica en Londres 2012, pero murió frente a las costas de Lampedusa en el naufragio del barco en el que había invertido su sueño de joven. Incluso en Londres, probablemente habría quedado en último lugar. O quizás el penúltimo. Pero la primera en la selección de los que saben esperar contra toda esperanza.

Crédito de la nota: Vatican News

Leave a comment

Ir a la barra de herramientas