9 agosto, 2022

Una granja comunitaria para llevar esperanza a familias y niños

«Catholic Mission», la Dirección Nacional de las Obras Misionales Pontificias en Australia, comparte su proyecto de granjas comunitarias para ayudar a las familias que luchan por conseguir alimentos en medio de la sequía que azota a Etiopía.

La sequía y el aumento de los precios están causando problemas de salud por la falta de alimentos en la población de Etiopía y el 70% de las familias de la ciudad de Emdibir no consigue poner un plato de comida en la mesa. Al tomar conciencia de estas dificultades «Catholic Mission», la Dirección Nacional de las Obras Misionales Pontificias en Australia ha lanzado un llamamiento que pretende contribuir a la creación de una granja comunitaria en el centro de Etiopía.

«La Iglesia y la comunidad de Emdibir han colaborado en la planificación de un centro de cría de cabras, para llegar a las familias que necesitan desesperadamente alimentos», explica el padre Brian Lucas, director de «Catholic Mission».

El centro de cría de cabras será una extensión de la granja Deberety en Embidir, que fue inaugurada por el párroco local, el padre Habtesilassie Antuan, en 2018. El padre Habte

-como se le conoce- creció en Emdibir y pudo conocer de primera mano la agricultura de subsistencia. En la finca se cultivan productos como el enset, una fruta robusta parecida al plátano, aguacates y café. Pero la producción actual de la granja no es suficiente para mantener el pueblo.

Para llegar a más familias, don Habte y la comunidad quieren ampliar la granja para incluir un centro de cría de cabras y producción de leche. «Muchos agricultores no saben que hay leche de cabra. En segundo lugar, hay muchos niños desnutridos. La mayor parte de la comida viene de aquí. El Enset es un carbohidrato. No es comida para niños. Más nutritiva y conveniente que la leche de vaca, la leche de cabra puede ayudar a proporcionar una fuente de alimento saludable, que también puede convertirse en alimentos básicos como el queso y la mantequilla. Además de las familias de Emdibir, la leche se entregará a las clínicas locales de salud para programas nutricionales, mientras que el excedente de leche producida se venderá a otras regiones. «Responder a las necesidades del prójimo está en el corazón de la misión y esta granja puede llevar esperanza a muchas familias necesitadas», concluye el P. Lucas.

Neela comienza cada día sin saber cómo mantendrá a su familia. En este video puedes ver las granjas que ayudan a familias que necesitan ayuda de todos nosotros.

Crédito de la nota: Agencia Fides.