28 enero, 2023

Navidad en Sudán del Sur entre miedo y esperanza: monseñor Carlassare

El obispo de la diócesis de Rumbek, monseñor Carlassare, describe el ambiente de Adviento en el país africano, asolado por enfrentamientos de los que también huyen civiles: «Hay una esperanza sobrenatural, pero también miedo y temor. Comienzan los preparativos para la visita del Papa prevista para febrero del próximo año».

La espera de la Navidad en Sudán del Sur está suspendida entre la alegría y el miedo. «Alegría porque este tiempo trae abundancia: llega inmediatamente después de la temporada de cosecha y la gente permanece en sus casas de forma estable y tiene comida suficiente», afirma monseñor Christian Carlassare, obispo de la diócesis de Rumbek, capital del Estado de los Lagos. Pero el Adviento también trae temores: «Es durante estos días cuando el pantano se seca y los caminos pueden recorrerse sin dificultad. Por tanto, siempre es el momento en que puede ocurrir algo, como enfrentamientos o conflictos entre facciones rivales».

Una fe de roca

Monseñor Carlassare, uno de los obispos más jóvenes del mundo, herido a tiros en su casa el año pasado por dos pistoleros, sabe que la fe de su pueblo no se ve afectada en absoluto por la escalada de violencia desencadenada por facciones enfrentadas que llevan años causando dolor y tristeza. «La preparación de la Navidad la estamos viviendo con visitas a las familias, las comunidades se reúnen en oración y, este año, también se está llevando a cabo la preparación de nuestro sínodo diocesano que tendremos en febrero, inmediatamente después de la visita del Papa», dice el prelado.

Papa peregrino de la paz

El papa Francisco llegará al país africano el 3 de febrero del próximo año para un viaje centrado en la paz y el diálogo interreligioso, y la población ya le espera ansiosa, confirma Carlassare: «La Conferencia Episcopal junto con las demás Iglesias cristianas están preparando las actividades que tendrán lugar durante esos días. El Pontífice viene como peregrino de la reconciliación y encontrará una Iglesia que también es peregrina de la paz», asegura el obispo, que revela que los fieles de su diócesis irán a recibir al Papa con una peregrinación a pie desde Rumbek hasta la capital, Juba: «Así podremos sentir que somos una Iglesia, podremos sentir que somos un pueblo».

Violencia continua

En esta nación de África Central y Oriental, los asesinatos y la violencia no muestran signos de remitir. En las últimas semanas, los combates se han trasladado al estado del Alto Nilo y también están afectando a los asentamientos civiles. Monseñor Carlassare reitera que, sin embargo, «políticamente, existe un deseo de paz y la población también anhela este gran objetivo. El llamamiento a la paz debe hacerse ahora sobre todo a los grupos rivales que han vuelto a tomar las armas y no han firmado el acuerdo de paz y siguen desestabilizando todo Sudán del Sur».

Crédito de la nota: Vatican News.