25 abril, 2024

Los jóvenes burkineses se preparan para llevar los colores de la nación a la JMJ 2023

«Un acto de fe que ofrece a los jóvenes de Burkina Faso la oportunidad de profundizar en su fe». Así define el padre Valéry Sakougri la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Lisboa del 1 al 6 de agosto de 2023.

El sacerdote burkinés es capellán nacional de la juventud de la Conferencia Episcopal de Burkina Faso y Níger (CEBN). En una reciente declaración, el prelado explicó que la JMJ será una oportunidad para profundizar en la fe con vistas a un mayor compromiso misionero en beneficio de la Iglesia y del país.

«Para algunos de nuestros jóvenes», explica el padre Valéry, «será también una fiesta de la fraternidad, en la que podrán hacer nuevos amigos. Para otros será un momento de profundización, donde podrán reflexionar sobre su propia historia, consigo mismos y con los demás. Un momento de renovación interior que permitirá a los jóvenes tomar nuevas decisiones e imaginar nuevos horizontes».

Los preparativos se iniciaron hace un año con la creación de un comité organizador de la JMJ, que trazó las líneas generales e inició un trabajo de comunicación y sensibilización en las diócesis y parroquias.

«Cada mes se han celebrado reuniones preparatorias para resolver cuestiones prácticas, relacionadas con los visados, técnicas, así como espirituales y morales de los jóvenes. Cada último fin de semana del mes, los jóvenes se reúnen con los capellanes para rezar y preparar su peregrinación mediante catequesis, juegos, aprendizaje del himno de la JMJ y encuentros intergeneracionales», señala el capellán nacional, animándoles a participar asiduamente en los distintos preparativos y a seguir las instrucciones.

La delegación oficial de Burkina Faso está compuesta por 47 personas, entre ellas el arzobispo de Koupéla, Gabriel Sayaogo, cinco sacerdotes, cuatro religiosas y 37 jóvenes católicos.

Crédito de la nota: Agencia Fides.