24 mayo, 2024

Brille siempre la luz; trabajar con niños invidentes en Níger

El misionero Rafael Marco escribe desde Dosso en Níger, para compartir la última crónica de la misión, redactada por un compañero suyo, Dieudonné. Cuenta también cómo siguen cerca de los niños invidentes, cada vez más numerosos, muy cerca del centenar, entre las casas de Gaya y Dosso.

«Después de varios años de trabajo con niños y adolescentes invidentes, la asociación Zankey Handuriya de Dosso junto a la asociación CIES de Gaya decidimos formar una única entidad: Kaaryan ma dumi, (Brille siempre la luz), la luz para vivir, para crecer, amar y preparar el futuro. Y es verdad que estos niños se iluminan en cuanto perciben interés, cariño y respeto hacia su condición. Como tenemos los mismos objetivos y un mismo mentor, nos parecía normal unir nuestros esfuerzos y mejorar así la atención a estos niños.

Las dos asociaciones trabajan en su inclusión social porque en general están considerados por sus familias y por la sociedad como un lastre o maldición. Para obtener el resultado que contemplamos hoy hemos tenido que trabajar mucho en la sensibilización de unos y otros y en la promoción humana, además de un prolongado y complicado trabajo en formación con un resultado bastante positivo si tenemos en cuenta el cambio de mentalidad que se ha operado en varios padres y sociedad y en los mismos muchachos.

Con este objetivo colaboramos con UNAN (Unión nacional de invidentes de Níger) y organizamos un encuentro de sensibilización sobre los derechos de estos niños invidentes al que asistieron un buen número de padres. Con la misma perspectiva estamos organizando un programa de formación titulado ‘Guía de los padres’, con la pretensión de ayudar a sus progenitores en las diversas posibilidades que tienen estos niños de superarse y alcanzar nuevas metas.

En resumen, nuestro objetivo es ayudar a los padres a conocer y reivindicar los derechos de sus hijos en la sociedad y su capacidad de superarse a sí mismos. La UNAN, con su secretario regional, colabora con nosotros en la sensibilización de los padres, la revalorización de la inclusión y la lucha contra la discriminación que sufren sus hijos.

Hace unos días nos invitaron a un encuentro sobre el sistema educativo del Níger con el fin de constituir un grupo de trabajo sobre la educación en la región de Dosso, donde pudimos constatar la gravedad del problema educativo que las grandes ONG y hasta el ministerio de educación nacional desconocen y hacia el que no muestran mucho interés.

Nosotros somos una pequeña institución que inició su andadura desconociendo todo de la vida de una persona invidente, pero con el interés y cariño que nos movía por ayudarles viéndolos tan marginados y desprotegidos que ellos mismos nos proporcionaron, con su confianza y sonrisa, el interés, ánimos y saber hacer para trabajar con ellos. Así es como continuamos ampliando nuestros conocimientos y desarrollando iniciativas, programas de formación, material apropiado y atención oftalmológica que nos unen cada vez más. Hoy nos consideramos una familia. Es una filosofía y una política al servicio y atención de esta muchachada encantadora que compartimos con ellos.

Y como buena noticia del año, quería anunciarles que estamos montando, reorganizando, instalando un nuevo centro Kaariyyan ma dumi titulado ‘Ville de Sádaba’, el pueblo del padre Rafael que colabora en esta empresa, muy cerca de la escuela y colegio inclusivos de la ciudad. Será nuestra nueva sede que presentaremos cuando esté lista. Con estas palabras quería presentar mis mejores deseos para todos los que colaboran con nuestro proyecto. Que el cariño y la solidaridad que sentimos por estos niños se intensifique y no deje nunca de unirnos».

Crédito de la nota: Agencia Fides.