30 mayo, 2024

Así es el cura DJ que despertó a un millón y medio de jóvenes en la JMJ de Lisboa

«Todo lo preparé para despertar a la gente, como si se tratara de un himno de gloria a Dios, como tiene que ser nuestra vida», declaró, tras hacer bailar a todos desde las 7 de la mañana del domingo 6 de agosto.

El padre Guilherme Peixoto es párroco en el municipio de Poveiro, al norte de Portugal, y es capellán del ejército portugués. Tiene 187 mil seguidores en Instagram y elabora composiciones musicales basadas en homilías y encíclicas de san Juan Pablo II o del papa Francisco. Preparó y presentó un concierto tipo rave con música tecno para el millón y medio de asistentes a la misa de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud, presidida por el papa Francisco en Lisboa.

«Todo lo preparé para despertar a la gente, como si se tratara de un himno de gloria a Dios, como tiene que ser nuestra vida», declaró, tras hacer bailar a todos desde las 7 de la mañana del domingo 6 de agosto.

El padre Guilherme Peixoto tomó el estilo de las raves, música electrónica rápida. «La música puede tener un mensaje, puede no tener mensaje, depende de la perspectiva de quien la hace. También trato de dejar mi huella como sacerdote, como cristiano, como Iglesia. Que la música misma sea en estos días un camino de alegría, de paz, de armonía, de espiritualidad, de fe, y que las personas se diviertan. Y, al final, se lleven algo en el corazón», dijo a Ecclesia, agencia de noticias de los obispos portugueses.

Todos los asistentes a la presentación del padre Peixoto disfrutaron y bailaron. La multitud de diferentes nacionalidades expresó su hermandad en la fe, hasta que se escuchó la voz del papa Francisco con un mensaje de amor.

El talento musical del padre Peixoto inició en Laúndos durante 2006, para obtener fondos destinados a la restauración de la residencia parroquial. El éxito de los primeros conciertos motivó a una hermandad que le cedió un terreno. Reunió voluntarios y fundó Ar de Rock Laúndos, donde se congregan familias para escuchar música tecno y recaudar fondos para la mejora del templo.

«Quiero llevar un mensaje en otro idioma. Si estoy en una iglesia, uso un idioma. Pero, si estoy en una sala de conciertos, utilizo otro lenguaje. En cualquier caso, busco mostrar la esencia de la Iglesia y del sacerdote que soy».

Crédito de la nota: Zenit